Menu
Close

El consumo de drogas y la conducción

El consumo de cualquiera de las drogas ilegales, y peor aún, su mezcla con alcohol, hace que sea imposible la conducción. Conductoras y conductores

reciben severas penas, llegándose a retirar el permiso para conducir en forma definitiva.

Consumir drogas solas o mezcladas con alcohol deteriora las capacidades mentales y físicas de quien conduce. Entre las de consumo más frecuente está la marihuana, que produce un efecto depresor del sistema nervioso central. Provoca somnolencia, aumento del tiempo de reacción, disminución de la atención y alteraciones sensoriales.

Las drogas estimulantes, como la cocaína, desinhiben la conducta de la persona que las consume. Producen además excitación, impulsividad, agresividad, sobre valoración de las capacidades propias y trastornos de la percepción.

Conducción y drogas en Uruguay

Subproductos tales como la pasta base pueden agregar otros trastornos, fundamentalmente derivados de la mezcla de la cocaína con otras sustancias.

Entre las drogas que producen excitación, están las anfetaminas (un medicamento que puede ser usado sin indicación médica) que provocan ansiedad, impaciencia, impulsividad, dificultad para mantener la atención y comportamientos violentos o incomprensibles.

Entre los alucinógenos, el ácido lisérgico (LSD) y el éxtasis, provocan distorsiones importantes de la realidad, alucinaciones acústicas y visuales acompañadas de gran ansiedad e incluso pánico.