Menu
Close

Medio Ambiente

Muchos siniestros resultan que el conductor no tomo las precauciones necesarias frente a fenómenos naturales que afectan la acción del automóvil. Usted debe conocerlos y saber cómo adaptarse a las situaciones atmosféricas prevalecientes para poder controlar mejor su vehículo.

La lluvia, la niebla y el humo son grandes amenazas para el conductor. Cuando estas condiciones hacen que la visibilidad sea escasa, usted deberá extremar las precauciones de conducción.

Ajuste la velocidad a las condiciones atmosféricas y, si es necesario, deténgase hasta que la visibilidad le permita conducir con seguridad.

Los límites de velocidad señalados en los carteles indicadores son sólo para condiciones normales.

Lluvia

Cuando comienza a llover, el agua se mezcla con polvo, derrames de grasa, aceite, etc., lo que forma una película barrosa sumamente deslizante.

Se debe revisar periódicamente el estado de las escobillas y del depósito de agua del limpiaparabrisas (todo automóvil, deberá estar provisto por lo menos de un limpiaparabrisas eficaz). Es recomendable mantener mayor distancia entre vehículos y disminuir la velocidad, ya que aumenta la distancia total de detención. Conducir en estas condiciones aumenta la fatiga. Si el viaje es largo será necesario descansar con mayor frecuencia.

Mantener los neumáticos en buenas condiciones hará contrarrestar la disminución de adherencia. Si los dibujos del neumático no pueden desalojar el agua que hay en la calzada, estamos ante el hidroplaneamiento, (fenómeno que se produce cuando el neumático pierde contacto con el pavimento y se forma entre ellos una película de agua) y se pierde el control del vehículo.

Si se produce el hidroplaneamiento (aquaplaning):

  • Debe mantener la calma en todo momento.
  • No frene de golpe, ya que las ruedas pueden bloquearse.
  • Sujete el volante firmemente, y evite girarlo para que el vehículo no derrape.
  • Suelte el acelerador suavemente, hasta que los neumáticos obtengan nuevamente la adherencia al pavimento.
  • Pise suavemente el pedal de freno para secar los neumáticos con el calor que produce el rozamiento, ya que al mojarse pierden eficacia y pueden     bloquearse las ruedas si no tiene sistema ABS.
    lluvia durante manejo

    No es lo mismo conducir de día que de noche. Está demostrado que el número de siniestros aumenta al atardecer y en la noche. Tenga en cuenta que durante estas horas:

    a) Debe conducir a menor velocidad de la que  acostumbra durante el día.

    b) Siempre conducir con la luz corta encendida.

    rociadura alta de rueda durante lluvia

    Rociadura alta:

    Menos de 50 km/h
    A baja velocidad, el neumático despeja el agua del pavimento y se mantiene en contacto absouto con el mismo.

    rociadura media durante lluvia

    Rociadura media:

    A más de 50 km/h de velocidad.
    La cuña de agua puede penetrar el punto de contacto del neumático con el pavimento, produciendo un hidroplaneamiento parcial.

    rociadura de rueda baja

    Rociadura baja:

    A una velocidad de más de 90 km/h, la cuña de agua aumenta y el neumático deja de tener contacto con el pavimento, produciendo un hidroplaneamiento total.

    Niebla

    De igual forma que cuando llueve, se debe aumentar la distancia entre vehículos y adaptar la velocidad a la visibilidad y al estado de la calzada. Solo en estas condiciones usted podrá utilizar los faros de niebla en simultáneo con los faros principales.

    Viento

    A veces el viento sorprende a quienes conducen en lugares desprotegidos, como en la ruta. Si se producen ráfagas hay que poner especial cuidado al desprendimiento de ramas, caída de árboles etc. Es conveniente cerrar las ventanillas para impedir la entrada de polvo o de objetos.

    Calor

    Si se conduce de forma prolongada en las horas de mayor afluencia, y si su vehículo no está bien ventilado, el calor se convierte en un factor de riesgo. En esas circunstancias aumenta la fatiga y el sueño, por lo cual pueden aparecer las distracciones que aumentan el tiempo de reacción. Es conveniente planificar el viaje y no exponerse a conducir durante las horas de mayor calor.

    Utilice lentes de sol con filtro adecuado, aire acondicionado y climatizador si lo posee, de lo contrario realice descansos con mayor frecuencia, beba agua y use ropa ligera.

    Bajas Temperaturas

    En invierno, asegúrese de calentar el vehículo antes de partir y quitar el hielo de todas las ventanillas y de los faroles.

    Asegúrese de no bloquear sus frenos bombeándolos ligeramente.

    Acelere con suavidad, las ruedas pueden girar sin adherirse y puede perder el control del vehículo, Si esto ocurre no se debe frenar jamás, debe quitar el pie del acelerador e intentar controlar el vehículo usando el volante.

    velociad tránsito uruguay
    clima con velocidad