Menu
Close

El Peatón

¿Qué es un peatón?

Un peatón es la persona que transita a pie por las vías de tránsito.

De esta forma, también se consideran peatones los que empujan un vehículo como una bicicleta o una moto con el motor apagado.

El espacio de circulación del peatón se denomina “acera”. Generalmente este espacio está separado de la “calle” o “calzada” por el elemento definido como “cordón”, el cual marca el desnivel entre la calle y la acera. La calzada está reservada para los vehículos y los peatones solo utilizarán la misma para atravesarla exclusivamente, sin provocar molestias o trastornos a los demás usuarios.

el peatón Uruguay

El espacio de circulación del peatón se denomina “acera”. Generalmente este espacio está separado de la “calle” o “calzada” por el elemento definido como “cordón”, el cual marca el desnivel entre la calle y la acera. La calzada está reservada para los vehículos y los peatones solo utilizarán la misma para atravesarla exclusivamente, sin provocar molestias o trastornos a los demás usuarios.

cruces peatonales Uruguay

Se debe tener siempre en cuenta que las aceras son el espacio legítimo de uso para el peatón ya que la calzada es el espacio con muchos riesgos que debe soportar el tránsito vehicular.

Percepción en niñas y niños que quieren cruzar la calle.

Las vías de tránsito incluyen en su diseño la circulación peatonal en general, pero no en forma particular. Quiere decir que no están diseñadas para niñas y niños.

Éstos son los que más arriesgan por características propias de su edad, como la estatura y su forma de percibir el entorno, lo que les impide hacer una adecuada evaluación de los riesgos al momento de cruzar una vía de tránsito.

Por no percibir el peligro, muchas veces cruzan entre los coches estacionados y no en las esquinas. En esa situación, cuando ven al vehículo, creen que la persona que conduce también se percató de su presencia.

Estos se distraen fácilmente y los coloca en una situación de vulnerabilidad especial.

A esa edad no son capaces de percibir de dónde proviene el sonido que emite un automóvil, por lo que tienen que girar la cabeza varias veces.

Su campo visual es limitado, no solo por su estatura sino porque tienen condicionada su visión periférica (lo que también les obliga a girar la cabeza).

Los adultos mayores

Poseen desventajas frente al resto de quienes usan la vía pública:

  • Dificultades de apreciación en la distancia y velocidad de los vehículos.
  • Dificultad para distinguir los cambios de luces de los semáforos.
  • Problemas de visión (que se acrecientan en horas de la tarde y noche).
  • Falta de orientación en calles desconocidas, dificultades al cruzar calles de ancho excesivo.
  • Condiciones del clima (por ejemplo, cuando llueve tienen mayor dificultad para desplazarse).

Velocidad y Mortalidad: los riesgos a los que se enfrenta el peatón

Cuanto mayor sea la velocidad del vehículo que embiste al peatón menor es la posibilidad de sobrevivencia de éste.

Los peatones tienen 90% de probabilidad de sobrevivir a un atropellamiento cuando el vehículo los impacta a 30 km/h o menos, y menos del 50% cuando el vehículo circula a 45 km/h o más.

Personas discapacitadas

La base para una movilidad eficiente y segura es el respeto y la tolerancia, más aún la tolerancia al momento de enfrentarse a una situación en la que personas, teniendo los mismos derechos que el resto de los usuarios, no tienen la posibilidad de advertir determinados peligros para un desplazamiento seguro, y es responsabilidad de quien conduce, por su conocimiento de la reglamentación de tener una actitud tolerante y colaborar con las personas discapacitadas.

No estacionar sobre rampas de acceso para peatones (rebajes de cordón) ya que son imprescindibles para permitir la accesibilidad de personas con discapacidad, adultos mayores, madres y padres con carritos de bebés.

No estacionar motocicletas sobre la acera ya que se transforman en grandes obstáculos para los peatones usuarios/as de sillas de ruedas, personas con baja visión o ceguera total.

Quien conduce tiene la obligación de identificar a la persona con baja visión (bastón verde) de la persona sin visión (bastón blanco).

personsa discapacitadas reglas

Es obligación del peatón tomar las precauciones debidas anticipando los posibles riesgos que conlleva el cruce por las vías de transito respetando las normas específicas para ello y realizando la acción de forma ágil.

El cruce debe hacerse anunciando la intención y evitando lanzarse de forma repentina e intempestiva a la vía de tránsito, debiéndose tomar en cuenta que el vehículo requiere de tiempo y distancia para detenerse una vez que el conductor ha visto al peatón y entendido sus intenciones.

Se debe tener presente el tiempo de traslado de personas con movilidad reducida, usuarias de sillas de ruedas, personas con baja visión y personas ciegas, en los pasajes peatonales como cebras o en los cruces habilitados por la luz verde. Es importante tener una actitud de espera adecuada brindando seguridad, pero por sobre todo tranquilidad al peatón.

Cuál debe ser su actitud al aproximarse a zonas donde hay peatones

Reducir la velocidad a paso de peatón en: manifestaciones, escuelas (especialmente en horas de entrada y salida de niños/as), gente en obra, lugares de concentración de público (fiestas, lugares bailables, etc.).

Extremar los cuidados al pasar junto a un ómnibus del que estén bajando personas, especialmente de transporte escolar.

Prestar especial atención a niñas y niños, personas con discapacidad y personas adultas mayores que en muchas ocasiones no están atentas al tránsito.

Las personas que trabajan en obras en la vía pública, por su concentración en el trabajo muchas veces realizan movimientos inesperados y riesgosos, por lo que también en estos casos se deberá circular con precaución.

Cuando un vehículo se dispone a salir o entrar a un garaje, la persona que camina por la acera, tiene preferencia de paso.

Debemos ser cuidadosos al hacer señas a peatones para que crucen delante de nuestro vehículo, puede que las otras personas que conducen no perciban nuestras señas y no se detengan.

Ley 18191

Artículo 7.- todo conductor debe dar preferencia de paso a los peatones en los cruces o pasos reglamentarios destinados a ellos.

El cruce de una vía de Tránsito

Atravesar una calle constituye la acción más riesgosa que ejecutan los peatones; el lugar de cruce es la esquina.

El peatón debe mantener la calma y no invadir la calle hasta que decida iniciar el cruce. Cuando un peatón se posiciona en la calzada sin moverse para cruzar desorienta a los conductores.

Debe cruzar en la esquina, o en aquellos lugares señalizados para tal fin (semáforos, cruces peatonales, o cruces del tipo cebra), pero no siempre es posible tener estas condiciones debiéndose extremar las medidas de cautela en cruces desprovistos de estos dispositivos.

En ausencia de acera o banquina

Si la vía no posee acera transitable, hay que considerar que al tener que caminar por la calzada vehicular, los riesgos son mayores por tanto se recomienda hacerlo siempre de frente al tránsito, a efectos de tomar una decisión acertada y rápida ante un riesgo o peligro que se constate con el flujo de circulación vehicular que nos enfrenta.

No se debe realizar nunca dando la espalda al tránsito circulante ya que se pierde toda posibilidad de anticiparse a una medida de escape de la vía por causa de una situación de peligro o riesgo que puede ser alertado a tiempo.

Para el caso de cruce en rutas, la garantía será prestar la mayor atención a la información que captan nuestros sentidos y evaluar el momento preciso de decidir la acción.

Está absolutamente descartado como regla de responsabilidad permitir que los niños efectúen el cruce de rutas sin compañía de un adulto.

Algunas veces una zona con acera puede transitoriamente perderla y transformarse en un peligro para la circulación peatonal. Esto sucede cuando hay obras en construcción y no se han tomado los recaudos de seguridad peatonal suficientes. Allí también deben tomarse cuidados de seguridad.

Contacto visual: esta acción de buscar el contacto visual con el conductor minimiza las posibilidades de tener un accidente ya que se tiene la certeza de que vimos y fuimos vistos.

peatones cruzando

Como cruzar de forma segura

Antes de cruzar hay que asegurarse de mirar para ambos lados de la vía. Un buen método para no olvidar las precauciones es memorizar esta secuencia de pasos:

  • Mirar primero a la izquierda.
  • Luego a la derecha.
  • Antes de empezar a cruzar mirar nuevamente a la izquierda.

NO se debe cruzar en forma diagonal y siempre lo hará de manera perpendicular a la vía que se atraviesa.

En zonas urbanas no debemos cruzar en mitad de cuadra, ni entre medio de vehículos. Esta acción es una actitud que el conductor no espera y aumenta el riesgo de ser atropellado.

Los niños siempre de la mano de los adultos

Procuren que vayan de la mano de un adulto y no sueltos aunque esto les disguste, ya que su capacidad de atención selectiva no es eficiente a la hora de ponderar un riesgo y una distracción menor puede atraerlos a lanzarse a la calzada sin tomar en cuenta las consecuencias.

Expliquemos a los niños acerca los peligros que existen en la vía pública y jamás perdamos de vista que somos el modelo a seguir para su futuro comportamiento.

Las mascotas siempre bien atadas

Es muy importante recordar que los animales son responsabilidad de sus dueños y la misma se manifiesta cuando hacemos uso del espacio colectivo en la vía pública Debemos procurar que las mascotas vayan bien sujetas a su correa y collar con mecanismos de seguridad para control del animal.

El cruce de las vías férreas

Utilice los lugares dispuestos para el cruce peatonal y siempre hágalo cuando el paso esté permitido. No se arriesgue innecesariamente.

Respete las señales de tránsito

Tanto como cruzar en los lugares adecuados es igual de importante el respetar las señales que indican pautas para los peatones.

Semáforo

Cruce solamente cuando la luz verde a su frente lo habilite y recuerde que hacer lo contrario constituye una puesta en riesgo de su integridad y compromete la seguridad de los conductores.

autos y peatones